Fábulas  Completas 

 Dr. Rafael García Goyena

LAS GOLONDRINAS Y LOS BARQUEROS

 

FÁBULA XXIX

 

LAS GOLONDRINAS Y LOS BARQUEROS
 

Unas Golondrinas,

desde Guatemala,

quisieron hacerse

un viaje a la Habana.

 

Y dando principio

a su caminata,

volaron diez días

haciendo mil pausas.

 

Llegan a Trujillo

y estando en la playa,

en vez de tenerse

resuelven la marcha.

 

Una de prudencia

entre ellas estaba,

y las dijo: "amigas

mirad tantas aguas".


No nos expongamos

a morir ahogadas,

si a medio camino

las fuerzas nos faltan.

 

Mejor es pedir

en aquella barca

un lugar pequeño

que talvez no falta.

 

Apenas había

dicho estas palabras,

cuando respondieron

con gran petulancia:

 

"Barca no queremos,

pues con nuestras alas

tenemos de sobra

para ir hasta España".

 

Los Barqueros todos

oyendo esto estaban

y también se reían

de tal petulancia.
 

Pasada la noche,

a la madrugada,

alzaron el vuelo

con gran algazara.

 

También los Barqueros

hicieron su marcha

con la ligereza

que andan los piratas.

 

Y apenas dos leguas

llevaban andadas,

cuando ven llegar

las aves cansadas.

 

Con súplicas mil,

todas desmayadas,

amparo pedían

a los de la Barca.

 

Mas ellos entonces,

riendo a carcajadas,

sólo les decían:

¿Pues no tenéis alas?

 

Al fin perecieron

nuestras camaradas,

y así los Barqueros

tomaron venganza.

 

Esta fabulilla,

se llama la Capa,

vístala el lector

si acaso le entalla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver Atrás