Fábulas  Completas 

 Dr. Rafael García Goyena

LAS HORMIGAS Y LA LOMBRIZ

 

FÁBULA POLÍTICA.


LAS HORMIGAS Y LA LOMBRIZ

                             1

No canto hazañas del famoso Alcides

ya celebradas por cantor divino:

no refiero sangrientas, crudas lides

que engrandecieron el poder latino:

 

Ya es fuerza, musa, que lo heroico olvides

y te acomodes con mi actual destino:

llévate al monte del castalio coro

mi lira de marfil con cuerdas de oro.

 

Déjame solo mi bandurria humilde

de cuatro cuerdas, pero bien templadas,

en que canté las gracias de Matilde,

hace cumplidas ya quince olimpiadas.

En ella, sin que falte en una tilde,

cantaré maravillas ignoradas,

porque siendo comunes y triviales

no reparan en ellas los mortales.

 

Yo vi un reptil horrendo,, una Serpiente,

con tardo progresivo movimiento

vibrando al Sol su piel resplandeciente,

tersa y sin rugas de color sangriento.

Vi también un ejército valiente

que marachaba con orden y ardimiento,

y que al terrible monstruo se acercaba

y con dobles falanges lo rodeaba.

 

Aunque esta hidra es disforme en su grandeza

pues en su cinta caben acostados

sin que toquen los pies con la cabeza,

novecientos, o acaso mil soldados,

la acometen no obstante con braveza,

y con filas y círculos doblados

en su grande extensión la circunvalan,

al mismo tiempo que su altura escalan.

 

Contra la tersa piel del monstruo fiero

afianzaron las picas y cuchillas,

sube por ellas el marcial guerrero

y fija su cuartel en las costillas

del horrible enemigo, que ligero

sobre los escuadrones y cuadrillas

en arco eleva el cuerpo portentoso,

y en salvo deja el campo numeroso.

 

Sacude contra el suelo ambos costados

y el grave golpe que la tierra hiere

resuena por los montes y collados

que retiemblan, y el eco lo refiere.

Pero de los que están acuartelados

ni uno solo su puesto dejar quiere;

que en los robustos y espaciosos lomos

se fortifican cual si fueran plomos.

 

Se revuelca, con varias contorsiones,

y del cuerpo flexible forma anillos,

que sirven de otros tantos escalones

por donde los soldados y caudillos

suben en desfilados escuadrones

y asaltan estos móviles castillos,

de manera que, en menos de un minuto

de las tropas se cubre todo el bruto.

 

Ya no se ve la piel sangrienta y fea

ni la figura de la fiera enorme,

por todas partes su extensión negrea

(porque este es el color del uniforme

del ejército fuerte que pelea).

Aquel monstruo feroz y tan disforme,

herido por mil partes, cede y gime

bajo el inmenso pesó que lo oprime.

 

Los débiles impulsos convulsivos

indican los defectos de su aliento,

con esto los guerreros más activos

aumentan el valor y atrevimiento.

Espíritus vitales fugitivos

desamparan su tardo movimiento;

y se derrumba inerte en su defensa

flojo el sistema de su mole inmensa.

 

Descienden del cadáver, victoriosas

las formidables huestes aguerridas,

y con gran diligencia presurosas

de sus yertos costados bien asidas;

multiplicando filas numerosas

y de un impulso solo conducidas,

arrastran lentamente y sin estruendo

de la espantosa sierpe el cuerpo horrendo.

 

El ejército, así bravo y experto,

marcha, no sin sudores y fatigas,

llevando en triunfo su pesado muerto

que servirá de pasto a sus barrigas.

 

Así vence, cuando obra de concierto,

cualquiera sociedad, aun la de hormigas:

que conduciendo su Lombriz por presa

la meten en su cueva, o fortaleza,

 

Y bajo la presente alegoría

un hecho se contiene verdadero,

que la experiencia enseña cada día:

En guerras que sostiene un hormiguero,

ataca con denuedo y bizarría

a otro insecto cualquiera, grande y fiero;

y la social unión con que procede

la victoria y el triunfo le concede.

 

¿Qué sujeto más débil que una hormiga?

y su ánimo y su fuerza es invisible

cuando obra acompañado en fuerte liga

con su libre república temible.

Esfuerzo ni potencia habrá enemiga

contra el brazo y el pecho indivisible:

para ser vencedores, ciudadanos,

unid los corazones y las manos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver Atrás