Fábulas  Completas 

 Dr. Rafael García Goyena

EL CIERVO Y LA OVEJA, SIENDO JUEZ EL LOBO.

 

EL CIERVO Y LA OVEJA, SIENDO JUEZ EL LOBO.
 

Ante el Lobo una queja

el Ciervo presentó contra la Oveja:

pretendía sin forma y sin testigo

que le debía un celemín de trigo.

 

La Oveja aunque inocente,

viendo en el tribunal tal Presidente

no contradijo el hecho;

y juzgó el Lobo como en un barbecho:

se la mandó pagar,

fijose el plazo

y la pobre salió de este embarazo.

 

Llegado el día, ejecutola el Ciervo;

pero como iba sola,

le respondió la Oveja: "ve, protervo,

que mi promesa la arrancó tu dolo

y del juez enemigo la presencia;

de que nada te debo, en mi conciencia

voy tranquila y segura:

Sólo hace ley la fuerza mientras dura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver Atrás