Fábulas  Completas 

 Dr. Rafael García Goyena

LOS GATOS EN BRAMA.

 

FÁBULA VII


LOS GATOS EN BRAMA.


Como en este mes de enero

experimentan los gatos

aquel calor que sentimos

los hombres por todo el año,

 

insomne la noche toda

la pasé de claro en claro,

atendiendo a los conciertos

de sus amatorios tratos.

 

Ya brincan por la azotea

ya corren por el tabanco,
ya se niegan, ya se brindan,

así la hembra como el macho.

 

¡Qué gritos, y qué maúllos

para requerir de pago,

y para cubrir la deuda

qué cabriolas y qué saltos!

 

Más allá de media noche

colérico daba al diablo

toda la especie gatuna

con sus engendros bastardos.

 

Mas luego mudé de humor,

oyendo del Gallo el canto

que a grandes voces decía

en medio de su serrallo:

 

"Esta es mucha desvergüenza,

un lupanar es el barrio!

¡qué escándalo! qué deshonra!

no hay miramiento ni empacho!

 

Yo soy frágil, no lo niego;

suelo tener mis desbarros,

y en estas mismas flaquezas

de enero a enero me paso.
 

Pero sin dar mala nota,

ni andarme por los tejados,

porque esto del mal ejemplo

tiene gravísimos cargos".

Estas y otras muchas cosas,

prosiguió después cantando,

y yo, piadoso en mis juicios,

dije acá para mí sayo:

 

hos sujetos conozco

modestos y cabizbajos

que pueden decir lo mismo,

lo mismo que dijo el gallo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver Atrás