DÍA DE LA FRATERNIDAD


DÍA DE LA FRATERNIDAD HISPANOAMERICANA

(26 de Julio)

 

Paraguay

 

 

Carlos Julio Arosemena Tola

Presidente Constitucional de la República

Considerando:

QUE es necesario estrechar los vínculos de solidaridad que unen a los pueblos! hispanoamericanos, fundados en la comunidad de origen y cultura, y en el  hecho de haber nacido a la vida independiente gracias al genio y esfuerzo  heroicos de unos mismos Libertadores;

QUE, prosiguiendo la finalidad apuntada, debe señalarse un día para que, cada año, se lleven a cabo actos que alienten, en el sentimiento de estos pueblos, el recuerdo de las glorias comunes y fortalezcan la conciencia de la unidad, vigorosa y constructiva, y la fe en la realización de los ideales de! solidaridad hispanoamericana acariciada por los Libertadores de América;

QUE el 26 de julio de 1822, Bolívar y San Martín, se encontraron en Guayaquil, y, en abrazo fraterno, fusionaron ideales y heroísmos, sacrificios y glorias, abrazo que simboliza el continuado esfuerzo de los Estados Hispanoamericanos por estructurar una Comunidad que afiance en prosperidad y grandeza;

Decreta:

Art. 1.- Designase el 26 de Julio Día de la Fraternidad Hispanoamericana.

Art. 2.- Enarbólese en tal día el Pabellón Nacional en todos los edificios públicos y díctense, en los centros educacionales, culturales y militares, conferencias alusivas a la fecha y explicatorias de la génesis y finalidades de esa celebración anual, haciendo resaltar la necesidad de unión y colaboración entre los Estados Hispanoamericanos.

Art. 3.- Hágase conocer este Decreto a todos los Gobiernos de Hispanoamérica para que, de tenerlo a bien, dispongan la celebración del Día de la Fraternidad Hispanoamericana en el territorio de sus respectivos países. Art. 4.- Los Ministros de Gobierno, Relaciones Exteriores, de Educación y de Defensa Nacional, encárguense del cumplimiento de este Decreto. Dado en el Palacio Nacional, en Quito, a 21 de julio de 1948.

 

Búsqueda personalizada

Carlos Julio Arosemena

Marcha Panamericana

Letra y música:

Rodolfo Sciammarella

Un canto de amistad

de buena vecindad,

unidos nos tendrán eternamente.

Por nuestra libertad,

por nuestra lealtad,

debemos de vivir gloriosamente.

 

Un símbolo de paz

alumbrará el vivir,

de todo el continente americano,

fuerza de optimismo,

fuerza de hermandad,

será este canto de buena vecindad.

 

Argentina, Brasil y Bolivia,

Colombia, Chile y Ecuador,

Uruguay, Venezuela y Honduras

Guatemala y El Salvador.

Costa Rica, Haití, Nicaragua,

Cuba y Paraguay.

Norteamérica,

México

y Perú,

Santo Domingo y Panamá,

son hermanos soberanos de la libertad,

son hermanos soberanos de la libertad.

 

Volver Atrás