11 de Marzo


DÍA DE LA FUNCIÓN ELECTORAL

 

 

 

 

 


"El Tribunal Supremo Electoral fue creado mediante la Constitución expedida el 31 de diciembre de 1946. El Congreso Nacional el 24 de febrero de 1947 expidió la Ley de Elecciones dando desarrollo a las disposiciones de la Constitución, y, después de hechas las designaciones de los siete Vocales en los términos de ley, el 11 de marzo de 1947 el Tribunal Supremo Electoral tuvo su primera sesión.

Al cumplirse CINCUENTA AÑOS de este trascendental acontecimiento y veinte de la restauración democrática, el Congreso de la República, el 11 de noviembre de 1999, instituyó “el 11 de marzo de cada año como DÍA DE LA FUNCIÓN ELECTORAL”. 1

El 11 de Marzo de 2003 En 1999, al cumplirse veinte años de retorno a la constitucionalidad, en concordancia con iniciativa del Tribunal Supremo Electoral, el H. Congreso de la República, declaró al 11 de Marzo de cada año, como “Día de la Función Electoral”, mediante la siguiente Resolución:

“EL CONGRESO NACIONAL CONSIDERANDO:

 Que la primera Ley electoral ecuatoriana se publicó el 31 de mayo de 1830;

Que la Asamblea de 1946, en la Constitución expedida el 30 de Diciembre, creó la Función Electoral presidida por el Tribunal Supremo Electoral;

Que, el 24 de Febrero de 1947, se expidió la Ley de Elecciones, desarrollando el texto constitucional y especialmente sus artículos 23, 24 y 25;

Que, hechas las designaciones de Vocales del Tribunal Supremo Electoral, en concordancia con las normas constitucionales y legales, el primer Tribunal Supremo tuvo la sesión inicial el 11 de marzo de 1947;

Que es deber de las Instituciones, destacar las fechas especiales que señalan hitos en la vida y desarrollo; y, que es adecuado hacerlo en el año 1999, vigésimo de consolidación de la democracia, y, En ejercicio de sus facultades constitucionales y legales

RESUELVE:

1. Instituir el 11 de marzo de cada año como DÍA DE LA FUNCIÓN ELECTORAL.

2. Disponer que lo celebren el Tribunal Supremo Electoral y los Tribunales Provinciales Electorales, destacando el significado que tiene el desempeño de la Función Electoral para el ejercicio del derecho ciudadano de elegir y ser elegidos y para la realización de elecciones libres, transparentes y auténticas.

3. Declarar compromiso de los servidores de la Función Electoral a todo nivel, hacer conciencia en todos los foros en que actúan y se desenvuelven, sobre el trascendental significado que tiene la Función para la vigencia y afianzamiento de la democracia.

Dado en la ciudad de San Francisco de Quito, Distrito Metropolitano, en la Sala de Sesiones del Congreso Nacional del Ecuador, a los once días del mes de Noviembre de mil novecientos noventa y nueve.

f.) Juan José Pons Arízaga PRESIDENTE

f.) Lcdo. Guillermo H. Astudillo Ibarra SECRETARIO GENERAL”

La Función Electoral es la garante de la soberanía popular , que mediante el acto de las elecciones expresa su  voluntad para elegir a los dignatarios del Estado, es responsabilidad  suprema de este alto organismo actuar con la probidad justa y suficiente para que los conductores del país, comiencen actuar con la fuerza que les da el pueblo para implementar sus planes de trabajo

15/03/07Discurso del presidente de la República en la sesión solemne por el día de la función electoral

Asistimos hoy a un nuevo cumpleaños, el número 61 de la función electoral. En el país somos amigos de festejar todo, realizamos rituales por efemérides y conmemoraciones de todo tipo. Pero la verdad es que hoy, bajo las circunstancias que vive el país, ésta ceremonia tiene otro carácter; un carácter muy especial.

El Tribunal Supremo Electoral a cuyo cargo está el cumplimiento de las funciones de organizar, vigilar y garantizar los procesos electorales, ha vivido un proceso interno y externo de transparencia.

Si el 11 de marzo de 1947 se organizó la primera sesión de la función electoral, ahora seis décadas más tarde, hemos visto con unción cívica su vocación al representar con dignidad los intereses de la Patria.

En esa actitud no hay otra cosa que el fiel cumplimiento del mandato otorgado por el pueblo, porque hemos visto con estupor que la gente que cumple sus obligaciones, trata en ocasiones de buscar un reconocimiento por su labor; cuando en realidad la obligación de servir al pueblo es el máximo galardón del que podemos ser merecedores.

Cabe sin embargo una reflexión, porque a lo largo de los últimos decenios de la historia republicana, con las excepciones del caso, la Función estuvo amarrada a intereses que no representaban a las mayorías; juegos políticos, contubernios oportunistas y vicios que se consideraban normales en la política nacional, dieron a la función electoral una imagen degradada.

Recuerden ustedes las historias de ‘la mano negra’ de la compra de votos, de los famosos paquetazos electorales que deterioraron la imagen y el símbolo de honestidad que debe regir a la Institución. Por eso es que hoy debemos resaltar la actuación patriótica, desligada de intereses de la partidocracia y de los grupos de presión del actual Tribunal Supremo Electoral.

Y el pueblo sabio en su ejercicio de pensar y actuar ha reconocido la voluntad patriótica de la mayoría de los miembros del Tribunal, empezando por su presidente, que con voluntad de Patria ha cumplido con sus deberes éticos y jurídicos y por ello ha sido incluso víctima de amenazas e injurias de sus antiguos aliados, que no quiere decir antiguos compañeros, porque la fraternidad de camaradas en la lucha política, jamás podría dar paso a la incidencia y a la traición; pero proviniendo de quien proviene, creemos que más que ofensa, ese ultraje es una especie de distinción.

Reconocemos en Jorge Acosta, René Maugé, Hernán Rivadeneira y Elsa Bucaram esta posición democrática y justa que revela su consagración a los intereses populares. Reconocemos en el licenciado Andrés León, su espíritu democrático, su respeto a las instituciones.

Respetamos como los que más, opiniones opuestas. Tenemos un profundo espíritu democrático, lo que jamás podemos permitir es que a través de triquiñuelas y las trampas de siempre, de juegos inconstitucionales, se intente boicotear la voluntad popular.

Es justo reconocer el espíritu democrático del señor vocal, licenciado Andrés León, que pese a no estar de acuerdo con la mayoría participa del Tribunal, permite el quórum reglamentario y con ello permite que continúe la democracia en nuestro país.

En medio de este espíritu confrontacional que existe - pero que jamás fue provocado - como tantos vicios desde el Ejecutivo. La Patria vive un ambiente complejo, contradictorio, de riesgos, pero también de grandes oportunidades. Es por un lado una fiesta democrática porque por primera vez los sectores populares llegan hasta el palacio Nacional sin que sean reprimidos y por el contrario su fusión armónica con las fuerzas de orden expresa un símbolo del país que estamos construyendo.

Algunos le llaman a eso, despectivamente, democracia tumultuaria. Hasta en eso tenemos complejo de tercer mundo. ¡Qué lástima!.

Las marchas de más de dos millones de españoles contra el ETA en España; la marcha de millones de belgas en Bruselas contra los pedófilos, etc.; esas sí son participaciones ciudadanas, expresiones democráticas. La marcha de un pueblo que por fin ha despertado después de un largo letargo contra las mafias que por tanto tiempo nos han dominado. Nuestras elites despectivamente las llaman democracia tumultuaria, cuando es tan solo democracia participativa, y finalmente el despertar de todo un pueblo.

País de hermanos fraternos, amigos, compañeros solidarios. Por otro lado están las fuentes del pasado, que se aferran a sus privilegios y tratan de bloquear de todas las formas posibles los avances en la construcción de una verdadera democracia. Tratan de hacer lo imposible por que sus alianzas y pactos, muchas veces contra natura, solo tienen en común los perversos intereses políticos y sus protervos intereses económicos.

Aquí nadie está contra los partidos políticos, no creemos que para una democracia moderna sean necesarios, fundamentales los partidos políticos o los sistemas de partidos, pero si es altamente conveniente, positivo para esa democracia moderna. Pero el problema del país no es la presencia de partidos políticos, es la ausencia de verdaderos partidos políticos, que como definía el Vocal León, tan acertadamente, deben ser organizaciones políticas ideológicas que articulen al ciudadano con el poder, que se preparen para ejercer el poder, siendo canales de expresión ciudadana.

¿Pero qué es lo que tenemos aquí? ¿Qué es un PRIAN, un Partido Social Cristiano, un Partido Sociedad Patriótica? ¿Acaso Partidos Políticos u hordas que tan solo obedecen al cacique de turno?. El problema de este país no es la presencia de partidos políticos, es la ausencia de verdaderos partidos políticos y para resolver ese problema, también es necesaria esa Asamblea Nacional Constituyente que obligue a la democratización de los partidos políticos del país.

Se los digo; hemos sido testigos de cómo grupos extremistas rechazados por la ciudadanía, quieren imponerse en base a la fuerza y se tiene total razón. Hemos sido testigos de aquello; por ejemplo, en enero de 2003, con tanta esperanza vimos el advenimiento de un nuevo gobierno, ¿qué fue lo primero que se hizo?. Poner un ministro de Economía e implementar una política económica de aquel candidato que había sacado menos del 2% en las urnas. Y ¿qué dijeron los demócratas? Como eso obedecía a los dueños de este país, a los medios del poder. Pasaba como normal, pese a que era una traición total a la expresión popular manifestada en las urnas.

¿Qué es lo que vemos?, grupos que quieren tomar el nombre de ciudades enteras, como el nombre de mi ciudad natal. Este momento miles, decenas de miles de personas desfilan en Guayaquil, diciendo que Guayaquil, mi ciudad natal, no tiene dueños; peor aún esas fuerzas vivas que supuestamente toman el nombre de la ciudad.

¿Qué ha dicho el Alcalde la ciudad, con la simpatía y arrogancia que le caracteriza? Que enviará al director de turismo del Municipio para enseñarles la ruta de salida. Dando a entender que son gente de otra ciudad y que han ido a marchar a Guayaquil.

No entienden que Guayaquil son también los barrios urbano-marginales, que Guayaquil también son los barrios populares y no tan solo los clubes y barrios exclusivos. Aquellos que más conocen Disneylandia que su ciudad natal, jamás pescaron jaibas en las esclusas, jamás fueron a robar ciruelas en el Cerro del Carmen, arriba del Cementerio General, jamás fueron a remar en El Salado, jamás fueron a bañarse en los riachuelos que se formaban en Mapacingue, Ceibos Norte, Prosperina, jamás cruzaron el Río Guayas en las lanchas del antiguo ferrocarril para ir a comer comida típica a Durán. Jamás disfrutaron las frescas noches guayaquileñas entre el olor de los almendros y las preciosas esculturas de bronce del antiguo malecón; y son ellos los que nos quieren decir, que son guayaquileños y que son representantes de mi ciudad natal.

¡Cuánta ironía!, pero todo eso está cambiando y seguirá cambiando!.

Se ha llegado a decir que en este escenario de antagonismo existen dos patrias que se aproximan en una confrontación grave. No es verdad que hay dos patrias, no es verdad que hay una polarización de las fuerzas al interno del país. No es verdad que el espíritu del gobierno sea confrontacional ni destructivo.

Pasa simplemente que quienes siempre invocaron la naturaleza de la ingobernabilidad del país, y hoy convocan a supuestas fuerzas para crear el proscenio social, en la que se expresen posturas irreconciliables, lo hacen porque saben a conciencia que este gobierno no es entreguista, no se vende y no conoce, como dijo alguien hace tiempo, “la geometría de la rodilla doblada”.

Quizá por eso no comprenden, quienes somos. Tratan de encontrar al hombre del maletín, en la figura ética y grande del vicepresidente de la República; juzgan así porque como dice el refrán “cada ladrón juzga por su condición”. No señores, nosotros somos gente de palabra que dice lo que piensa y hace lo que dice. Y el presidente y el vicepresidente han dicho que van a cumplir las transformaciones fundamentales para acabar para siempre esta oscura y corrupta noche neoliberal y para ello no necesitamos comprar a nadie, sino invocar la condición patriótica de todos ustedes, el pueblo ecuatoriano.

Las leguleyadas de siempre, las interpretaciones de la ley de acuerdo a la voluntad de la partidocracia, no pasarán. No hay quiebre institucional, tan solo hay un grupúsculo de legisladores que traicionaron el mandato popular, que han sido sancionados de acuerdo a la ley y se resisten a perder sus privilegios.

Si algo de decencia les queda, váyanse con algo de dignidad a sus casas, y dejen que el país siga avanzando.

El propio Tribunal Constitucional ha reconocido la ilegitimidad del pedido de los diputados destituidos, los mismos de siempre que causaron la banca rota, los que atracaron las arcas fiscales, los que desfilaron con los banqueros saqueadores, no pasarán!.

Y esa sociedad que es patriótica y el pueblo ecuatoriano soberano y digno lo sabe y lo expresa en las calles de las ciudades y los pueblos del Ecuador.

Vamos a desmontar los aparatos mafiosos, vamos a desmontar la corrupción institucionalizada, vamos a terminar con los delirios de poder de los mismos de siempre que han plagado de miseria nuestro pueblo. Vamos a terminar con las concesiones que la oligarquía entrega a su gallada en perjuicio de millones de seres humanos, trabajadores honestos, gente buena de la Patria, que solo ansía trabajar. Vamos a desmontar el aparato de quienes hoy se oponen al plan de emergencia de la salud, seguramente porque no ven en el mismo, la oportunidad de usufructuar de los dineros del Estado.

Por eso ahora conspiradores desesperados, se han encargado de la antipatriótica tarea de crear rumores y propagarlos para golpear así a la revolución ciudadana. Ni hay ni habrá feriado bancario. Jamás lo permitiremos porque esa postura es precisamente la inegable práctica que la noche neoliberal conjugó para destruir la Patria.

Nosotros estamos construyendo, queridos amigas y amigos, una Patria altiva, digna y soberana; y quizá podamos decir como el poeta “por esa libertad de canción bajo la lluvia, habrá que darlo todo, hasta la sombra y nunca será suficiente”.

Nosotros somos verdaderos demócratas, palabra tan utilizada, tan desgastada por nuestras élites; me recuerda el origen de la democracia, incluso de la palabra política, allá en la Grecia clásica, cuando los atenienses se reunían en el ágora a discutir los asuntos que tenía que ver con el bien común, de ahí la palabra política: Polis: ciudad; ética: reglas. Reglas que rigen la ciudad.

La connotación de la palabra política, para los griegos era involucrarse en el bien público, en las decisiones que tenía que ver con el bien común. Por eso la política debe dejar de ser satanizada, el problema de los ecuatorianos es que hemos dado la espalda a la política, la verdadera política. Inmiscuirnos en las cosas que tienen que ver el bien común, pero si viene de ahí, de esa Grecia clásica, de ese estilo de gobierno llamado democracia. No nos olvidemos que en esa Atenas, dos tercios de los habitantes eran esclavos, es decir; la democracia para unos cuantos.

Uno de los momentos más bellos que ha creado la humanidad, la declaración de independencia de los Estados Unidos, pone como verdades evidentes en sí mismas, que todo ser humano tiene derecho a la libertad, a la felicidad. Uno de los principales autores de ese documento Thomas Jefferson, - él mismo propietario de doscientos esclavos - ¿y era un mentiroso Thomas Jefferson?, no, pero en su concepto de ser humano, en su concepto de libertad, en su concepto de felicidad no entraban aquellos que consideraban inferiores; los esclavos.

¡Cuánto me recuerda a esta democracia de plastilina que hemos vivido y a la cual algunos se aferran!. La democracia de nuestras élites donde los derechos, las instituciones, la Constitución solo son válidas cuando son para ellos, cuando los beneficia. Cuando beneficia al resto, no existe democracia.

Todo esto va a cambiar, queridos amigos. Vamos a hacer una verdadera democracia para todos y para todas porque ahora y para siempre la Patria ya es de todos.

¡Hasta la victoria siempre!


Miércoles, 21 de marzo de 2007

1 Fuente Capítulo 13 Internet archivo pdf

 

Volver Atrás