Disertación Independencia de Guayaquil

 

Disertación de la Lcda. Luisa Ayora Profesora de Estudios Sociales de la Unidad Educativa Dra. María Luisa Mariscal de Guevara.

INDEPENDENCIA DE  GUAYAQUIL.

 

Al conmemorarse el 9 de Octubre un aniversario más de la independencia de esta hidalga ciudad es menester rendir un merecido homenaje de gratitud a aquellos próceres que nos dieron ejemplo de valor y patriotismo entregándonos como heredad lo más preciado para el hombre, su libertad.

En septiembre de 1820 los jóvenes militares venezolanos integrantes del batallón Numancia: Miguel Letamendi, Luis Urdaneta y León de Febres-Cordero llegan al puerto de paso hacia Venezuela. José de Antepara los  reconoce como simpatizantes de la libertad y los compromete a la causa, ellos sugieren tomar contacto con los oficiales del Granaderos de Reserva, batallón peruano acantonado en Guayaquil.  

La única forma de hacerlo disimuladamente, es reunirlos en una fiesta de sociedad; la joven Isabelita Morlás, hija del tesorero del Cabildo manifiesta su deseo de bailar y ello da la ocasión buscada.

El domingo 1 de Octubre en la noche, Villamil y su esposa ofrecen una fiesta en la casa del Malecón. Allí se conocen y fraternizan los de Numancia y los del Granaderos; sin llamar la atención de los demás Antepara se reúne en secreto con los que sabe partidarios de la emancipación y los vincula con los guayaquileños que la desean.

Son veinte conspiradores en total a quienes preside Villamil. Esta es la fragua de Vulcano pronostica Antepara, así resultó ciertamente.  

Monumento Fragua de Vulcano.

Plaza de la Administración. Guayaquil

vulcano

Obra Musical La Fragua de Vulcano. Luis Padilla Guevara

Hay preocupación con respecto al escuadrón de caballería de Daule y de la brigada de artillería. Piensan en un conductor de prestigio y proponen a: Bejarano, Olmedo, Ximena y todos se excusan. El desaliento cunde. Se teme que Vivero gobernador realista de Guayaquil haya descubierto la conspiración.

El jueves, viernes y sábado prosiguen los conspiradores en su tarea de captación. Se deciden al fin hacer de inmediato la revolución, invocando como santo y seña una sola consigna Guayaquil por la Patria.

El domingo 8 de octubre por la mañana el gobernador alarmado por la ola de rumores, celebra una Junta de Guerra y ordena al Granaderos que patrulle por las calles de la ciudad.

Mientras tanto en la casa de Villamil los patriotas ultiman los preparativos, señalan las 2 de la madrugada del 9 de octubre como la hora clave de los acontecimientos, nadie sabe cual será el resultado por lo que en previsión aplazan el viaje a Panamá de la goleta Alcance.

Vivero recorre los cuarteles hasta la última hora de la noche del domingo pero al no encontrar ninguna novedad se retira a descansar. En el amanecer del lunes 9 de octubre. Nájera apresa al comandante Torres Valdivia jefe de la artillería y se apodera de las llaves; Febres Cordero con medio centenar de granaderos, sorprende al oficial de guardia de la artillería, lo apresa y logra la adhesión de la tropa; Antepara y Urdaneta asaltan con 35 hombres, al escuadrón Daule aquí el comandante Magallar pone resistencia por lo que muere en la refriega, las tropas apoyan sin más la causa patriota y se apoderan de la batería Las cruces sin hallar resistencia.

Caen presos el coronel García del Barrio, El gobernador Vivero, el coronel Elizalde y el Fraile Querejasú. Las lanchas que patrullaban la ría son apresadas junto con su comandante Villalba.

El pueblo se desborda por las calles y plazas al conocer los hechos y aclaman la libertad, reunido el Cabildo proclamó la independencia; José Joaquín de Olmedo fue designado Jefe Político y el comandante Gregorio Escobedo Jefe Militar quienes juraron sus cargos.

Así se produjo casi sin derramamiento de sangre la independencia de Guayaquil, que abrió camino definitivo a la emancipación del antiguo Reino de Quito e hizo posible el triunfo en el Pichincha.

        Historia     Heroísmo     Justicia    Patriotismo

+ en

Volver Atrás