Decreto Supremo del 26 de Septiembre de 1860,


 

 

 

   

Junta Militar de Gobierno.

ÁUREO DECRETO EN HOMENAJE A LA BANDERA NACIONAL.

LA JUNTA MILITAR DE GOBIERNO.

CONSIDERANDO:

Que es necesario cultivar el espíritu cívico de los ecuatorianos, inculcando en ellos la veneración de los símbolos patrios;

Que por Decreto Supremo del 26 de Septiembre de 1860, expedido por el Gobierno del doctor Gabriel García Moreno, se restableció la actual Bandera Tricolor: Amarillo, Azul y Rojo, como símbolo nacional; y,

En uso de las facultades supremas de que se halla investida,

D E C R E T A :

Art. 1°—Declárese el 26 de Septiembre como "Día de la Bandera Nacional"       

Art. 2°—El 26 de Septiembre tendrá el carácter de fiesta cívica, con obligación de realizar normalmente el horario de trabajo.

Art. 3°—Se izará solemnemente el Pabellón Nacional en todos los edificios públicos y particulares y se sustentarán conferencias alusivas en los planteles de educación, en los cuarteles y otras reparticiones militares.

Art. 4°—Encárgase de la ejecución de este Decreto a los señores Ministros Secretarios de Estado en las Carteras de Gobierno, Educación y Defensa Nacional.

Dado en el Palacio Nacional, en Quito a los 25 días del mes de Septiembre de 1963.                 ,

f) Ramón Castro Jijón, Contralmirante; f) Luis Cabrera Sevilla, General de División; f) Marcos Gándara Enríquez, General de División; f) Guillermo Freile Posso, Coronel de E. M. de Aviación; f) Luis Agustín Mera Bowen, General de División, Ministro de Gobierno; f) Licenciado Humberto Vacas Gómez, Ministro de Educación Pública; f) Aurelio Naranjo C., General de División, Ministro de Defensa Nacional.


GABRIEL GARCÍA MORENO,1

Jefe Supremo de la República, autorizado por el Gobierno Provisorio,

CONSIDERANDO:

1.— Que la bandera nacional del Ecuador es la gloriosa bandera tricolor, con la cual conquistó su independencia en los campos de batalla;

2.— Que la enunciada bandera es un vínculo de unión con las naciones hermanas que formaron la antigua y gloriosa República de Colombia y con las cuales estamos llamados a constituir una grande y poderosa comunidad política;

3.— Que a la bandera están asociados grandes recuerdos de triunfos espléndidos, virtudes heroicas y hazañas casi fabulosas;

4.— Que la bandera bicolor ha sido humillada por la negra traición de un Jefe bárbaro y lleva una mancha indeleble;

Que la antigua bandera ecuatoriana, sellada con la sangre de nuestros héroes, se conservó siempre inmaculada y triunfante y es un monumento de nuestras glorias nacionales.

DECRETA:

1.— Se restablece en la República la antigua bandera colombiana.

2.— Se enarbolará dicha bandera en la casa de Gobierno a las cuatro de la tarde de este día y será saludada por las salvas de la artillería, conforme a ordenanza,

3.—El presente decreto se comunicará a los agentes diplomáticos y consulares de las naciones extranjeras y a S. E. él General en Jefe del Ejército para que lo ejecute con la solemnidad debida.

Dado en la casa de Gobierno, en Guayaquil a 26 de septiembre de 1860.

Luciano Moral,                                G. García Moreno.

 Secretario.


El Congreso de la República del Ecuador

Considerando:

Que son deficientes los varios decretos que se han expedido designando las Armas de la República y el Pabellón Nacional,

Decreta:

Art. 1.- Las Armas del Ecuador serán un escudo ovalado que contenga interiormente, en la parte superior el sol, con aquella porción del Zodiaco en que se hallan los signos correspondientes a los meses memorables de marzo, abril, mayo y junio; en la parte inferior, a la derecha se representará el monte histórico Chimborazo, del que nacerá un río, y donde aparezca más caudaloso, estará un buque a vapor que tenga por mástil un caduceo, como símbolo de la navegación y del comercio. El escudo reposará en un lío de haces consulares, como insignia de la dignidad republicana. Será adornado exteriormente con banderas nacionales y ramas de palma y laurel, y coronado con un cóndor con las alas desplegadas.

Art. 2.- El Pabellón Nacional será, sin alteración alguna, el que adoptó el Ecuador desde que proclamó su independencia, cuyos colores son: amarillo, azul y rojo, en listas horizontales, en el orden en que quedan expresados, de superior a inferior, debiendo tener la faja amarilla una latitud doble a las de los otros colores,

Art. 3.- Las banderas que se enarbolen en los edificios nacionales, buques de guerra, fortalezas, y las que icen los Agentes Diplomáticos y Consulares de la República en países extranjeros llevarán las Armas de la Nación en el centro, sobre las fajas de los colores amarillo y azul.

Art. 4.- Las banderas que se enarbolen en los edificios municipales no llevarán las Armas de la Nación, sino un círculo de estrellas blancas colocadas en la faja azul y en número igual al de las provincias que componen la República.

Art. 5.- El Ejército usará el Pabellón Nacional de que habla el Art. 3 y cada batallón o regimiento llevará en su bandera o estandarte, y en la faja de color amarillo, el número que le corresponda, según lo que al respecto disponga el Ministerio de Guerra.

Art. 6.- Las banderas que enarbolen los buques de la marina mercante y toda persona particular, serán las que se determinan en el Art. 2.

Art. 7.- Los Agentes Diplomáticos y Consulares de la República fijarán las Armas del Ecuador en la parte exterior del edificio o sobre la puerta de la Legación, Consulado o Viceconsulado, con la siguiente inscripción: Legación, Consulado de la República del Ecuador.

Art. 8.- Se colocarán las Armas Nacionales en las salas y puertas exteriores de los salones del Congreso, del Poder Ejecutivo y Tribunales de Justicia, Concejos Municipales y demás oficinas públicas.

Art. 9.- El Poder Ejecutivo hará saber a las naciones extranjeras lo dispuesto por la presente ley

Art. 10.- Quedan derogadas todas las disposiciones anteriores sobre la materia.

Dado en Quito, Capital de la República del Ecuador, a treinta y uno de octubre de mil novecientos.

El Presidente de la Cámara del Senado, Manuel B. Cueva. El Presidente de la Cámara de Diputados, Leónidas Plaza Gutiérrez. El Secretario de la Cámara del Senado, Luís Napoleón Dillon. El Secretario de la Cámara de Diputados, Manuel E. Rengel. 

Palacio Nacional, en Quito, a 7 de noviembre de 1900.

Ejecútese,

 Eloy Alfaro

El General Ministro de Guerra y Marina, Nicanor Arellano H. 

Es copia.- El Coronel Subsecretario, P. P. Echeverría E.

Historia de la Bandera


1 Fuente: Cartas de García Moreno, Wilfrido  Loor, Segunda Edición Pág. 270

Volver Atrás